WHATSAPP 2266-660811

Domingo 19 de Noviembre de 2017

EL DIARIO | 11 11 2017 | Policiales |

Carlos González: "No quisiera que esto le pase a nadie"

"Solo me queda el mal momento del que no me voy a olvidar más pero con un final feliz gracias a la rápida acción de los efectivos policiales", comentó González.

La mañana del pasado jueves se vio conmocionada en el sector céntrico de la ciudad cuando efectivos policiales aprehendieron a dos sujetos que instantes antes habían sustraído una cartera con dinero a un jubilado en avenida Kelly y calle 21.

Los malhechores vieron frustrado su intento y el damnificado pudo recuperar su dinero.

Esa fue, en forma reducida, la información conocida tras el hecho.

Ayer, superado el mal momento que le tocó atravesar, Carlos González, quien resultara víctima del accionar de los delincuentes, narró lo sucedido para advertir a todos los que pueden estar en la mira de los embaucadores.

EL DETALLE DE LOS HECHOS

«Nunca me tocó vivir algo similar. No quisiera que le pasara a nadie» sostuvo al momento de comenzar a relatar los hechos.

Según narró, alredor de las 11 de la mañana salió del Banco Industrial sin notar nada extraño «pese a ser muy desconfiado y estar permanentemente atento a lo que sucede a mi alrededor», tomando su bicicleta, cuando a los pocos metros se encuentra frente a una persona «de alrededor de 40 años con acento paraguayo» que le dice que le acababan de sustraer tres mil dólares.

«Por lógica le dije que fuera a hacer la denuncia a la Policía. En el mismo momento en que me da la espalda, desde la plazoleta de la avenida aparece un muchacho joven de unos 20 años con una bolsita de nylon transparente en la que se veía un fajo aparentemente de billetes; al menos en la parte superior había un billete de dólar. Me la muestra diciéndome «son estos , los tengo yo.. que se joda… , vamos a repartirlos entre nosotros, a lo que me negué y mientras me insistía me manoteó la cartera que yo llevaba en las manos en la que tenía el dinero que había retirado del banco (unos $ 6.000). En ese momento no atiné a nada. Me fui directamente a la Comisaría y un oficial que me atendió me hizo subir a un auto particular para hacer una recorrida y ver si podía identificar a estos individuos. Entonces ocurrió algo increíble, cuando íbamos llegando al lugar donde me robaron los veo caminando tranquilamente, riéndose como si no hubiese pasado nada. Los policías se bajaron inmediatamente y les dieron las voz de alto, yo me quedé adentro del coche mientras los tiraron al suelo, pidieron refuerzos, los esposaron y al revisarlos encontraron entre las pertenencias del más joven mi cartera y una bolsita con la plata falsa mientras el que se hacía pasar por paraguayo tenía dos envoltorios en dos pañuelos con un billete de quinientos pesos y abajo un montón de papeles simulando ser dinero», narró González añadiendo que minutos después logró recuperar la cartera con todo el dinero que le habían sustraído y se enteró que quienes le habían robado eran dos sujetos con antecedentes delictuales, uno oriundo de Mar del Plata y el otro de Claypole.

«A DIOS GRACIAS LO PUEDO CONTAR»

Al repasar lo sucedido, González comentó que «todo fue muy rápido» y no noté nada que me pudiese haber generado alguna sospecha. «Pienso que estaban vigilando desde la vereda de la confitería de la esquina de avenida Kelly y 21, donde hay un toldo y al verme salir del Banco con una cartera en la mano me eligieron a mí como podían haberlo hecho con cualquier otro. Fue todo tan rápido que ni la gente que estaba tomando café en la vereda se dio cuenta de nada. No hubo ni un forcejeo, no alcancé a gritar, nada…», manifestó para agregar: «Si esto me hubiera pasado en alguna casa que estoy cuidando o en mi propia casa no sé como podía haber reaccionado… No sé si obré bien o mal, pero hice lo que me dictó la conciencia en ese momento. A Dios gracias lo puedo contar, no me pasó nada pero una cosa así puede terminar de la peor manera. Solo me queda el mal momento del que no me voy a olvidar más pero con un final feliz gracias a la rápida acción de los efectivos policiales». A la vez destacó su agradecimiento a toda la Policía y de manera especial a la agente Carolina Vega y a los oficiales Carlos Boca y Antonio Naves, quienes, dijo, «se portaron de una forma que solo se da cuando hay verdadera vocación.

Finalmente, González remarcó: «Afortunadamente yo pude recuperar el dinero gracias a la Policía y no pasó más allá de un mal momento; pero a la vez pensé en muchos abuelos que con dificultades para movilizarse son presa fácil para este tipo de delincuentes que siempre están atentos a ver a quien puede ser su próxima víctima».