2266660811

Jueves 24 de Enero de 2019

08 01 2019 | Deportes | Germán Savú, tenista balcarceño

«Arranqué el año en la posición 500 del ranking argentino y terminé 38»

Germán Savú practicando en Club Sportivo Trabajo

Desde hace algún tiempo el balcarceño Germán Savú busca su espacio en el mundo del tenis, intentando alcanzar el sueño de muchos jóvenes de ir cumpliendo metas y trascender profesionalmente en este ámbito. Tiene 19 años y el deseo intacto de cuando empezó a moldearse en la escuela de Paula Boccia, en el Club Sportivo Trabajo, en la que por estos días se encuentra practicando.

En diálogo con El Diario, hizo una reseña de 2018 y dijo que "fue bastante positivo, en comparación a años anteriores. Estuve viviendo en Buenos Aires, entrenando en Hacoaj, en la Academia Valgi Tenis, con los entrenadores Lisandro Giraldi y Juan Valverde. Jugué torneos nacionales, la mayoría en distintas partes de Buenos Aires, como por ejemplo, El Palomar, Saavedra y en el mismo club donde entreno".

CAMBIOS SIGNIFICATIVOS

El representante local milita en la categoría Profesional, en la que interviene desde los 15 años, cuando empezó midiéndose ante rivales de hasta 21 años.

Desde esa época hasta entonces las cosas le han ido bien, con notables progresos en distintas facetas y un avance significativo en el ranking. "El año pasado arranqué estando 500 de Argentina y terminé 38. No llegué a finales pero estuve varias veces en cuartos y semis", destacó.

A su entender las claves de la mejora en el rendimiento obedecen a la práctica diaria, que lo mejoró en todos los aspectos: "es todo gracias al entrenamiento. Allá en Buenos Aires es otra la manera en que se entrena, es mucho más exigente y creo que fui mejorando más que nada mi tenis. Me cambiaron absolutamente todo: físicamente, tenísticamente y mentalmente. Y yo fui evolucionando de a poco durante el año".

Dedicado exclusivamente a este deporte, Germán Savú realiza rutinas de una hora y media de gimnasio y después cuatro horas de tenis, todos los días.

MATERIA COMPETENCIA

Seguramente la preparación es un gran porcentaje en la vida de un deportista, pero claro está que la competencia es la que marca el rumbo, especialmente en el marco de la actividad profesional.

En ese aspecto, el año pasado tomó parte de certámenes en el plano nacional. "No competí fuera del país, pero ya he viajado a Paraguay y a Bolivia. Jugué los mismos torneos, nada más que se hicieron todos en Buenos Aires. Y se presentaron otras oportunidades de poder viajar pero no pude por el tema económico y demás. Tanto en los torneos nacionales como en los internacionales juegan casi siempre los mismos, no noto muchas variantes con los de otros países, el que está más fuerte mentalmente puede ganar", señaló.

Y precisamente sobre este último punto, dio a entender que es clave para todos los deportistas, aunque en su caso lo considera un bastión: "por experiencia propia digo que mejoré y llegué al puesto 38 gracias a lo físico y a lo técnico, pero creo que si hubiese mejorado más lo mental capaz hubiese andado mejor".

Por todo lo expuesto y sabedor que no puede dejar nada librado al azar, es que además de sus entrenamientos físicos y técnicos con entrenadores y preparadores físicos, trabaja con psicólogos y coaching.

«Me emociona volver al club»

La charla con Germán Savú fue realizada antes de uno de los entrenamientos que viene realizando en la cancha uno del Club Sportivo Trabajo con la responsable de la escuela que allí funciona.

"Me emociona mucho volver nuevamente al club, hace mucho que no venía. Y ver a Paula también, hace como diez años que no la veía. Me emociona volver a lugar donde arranqué todo", contó.

"Para mí es un reconocimiento hermoso que él quiera volver acá. Siempre me pongo muy contenta cuando un jugador balcarceño progresa y sigue la línea del tenis, que es el deporte que yo amo. Me encanta que vayan para adelante, así de alguna manera podemos incentivar a todos los chicos. A él le puse la raqueta en la mano a los cinco años, estuvo acá casi hasta los once o doce. Era un jugador muy dúctil, un nene que hacía caso en todo, muy obediente y disciplinado", recordó Paula Boccia.